Apiladores

Los apiladores eléctricos son equipos especialmente diseñados para su uso en interiores. En esencia se trata de una transpaleta eléctrica, con capacidad de elevar cargas gracias a un mástil incorporado en su chasis, similar al de una carretilla elevadora. Al igual que ocurre con el resto de las familias de equipos de manutención, podemos encontrarlos con diferentes alturas y capacidades, con o sin plataforma, e incluso con capacidad de alojar al operario dentro de la máquina, bien sea de pie o sentado. De igual forma, existe la posibilidad de equiparlas con diferentes sistemas de baterías (AGM -gel-, plomo-ácido, Li-Ion y Litio hierro fosfato).

Estos equipos están especialmente indicados para su empleo en superficies donde los pasillos son muy estrechos y se hace imposible el uso de una carretilla elevadora, tales como supermercados, pequeños almacenes, salas blancas, etc. Los más comúnmente usados tienen capacidad para elevar entre 1.000 – 1.500 kg, a alturas medias, y están equipados con baterías AGM, económicas, ligeras, y sin mantenimiento, aunque con una vida útil muy limitada y con capacidades que no superan los 24 v. En este rango encontramos los apiladores de la gama Mini, de Ep Equipment, pudiendo elevar cargas hasta los 3.600 mm. Una solución económica y altamente efectiva.

Más allá de esto, encontramos apiladores eléctricos con capacidad de hasta 2.000 kg, en alturas superiores, generalmente equipados con baterías de plomo-ácido (Unicarriers), aunque también disponibles con baterías de Li-Ion (Ep Equipment) o Litio Hierro Fosfato (BYD). En el caso de aquellos equipados con baterías de plomo-ácido existen sistemas para un cambio de batería rápido, pudiendo contar con varios acumuladores usados de forma alterna, para aquellas empresas que trabajan a varios turnos. Estas baterías están montadas en el equipo sobre una superficie de rodillos gracias a los cuales, empujando de forma lateral, es posible extraerla sin demasiado esfuerzo, hacia una mesa de carga dispuesta a continuación y a la misma altura, también equipada con rodillos. Así sustituimos la batería en descarga por otra previamente cargada. No obstante, este sistema es cada vez menos usado, al contar con nuevas tecnologías de carga ultra rápida, que hacen innecesario el cambio de baterías.

Por otra parte, existen apiladores preparados para las diferentes tipologías de la unidad de carga a apilar o transportar (largos y tipos de horquilla adaptados, patas de apoyo exteriores, etc.), con cargador incorporado o externo, preparados para cámaras de frío, etc.

La seguridad y simplicidad de manejo de esta clase de equipos también ha mejorado ostensiblemente en los últimos años. Gracias al sistema de frenado electromagnético, se reducen la brusquedad y el riesgo de vuelco de la mercancía, además de poder incorporar una rejilla metálica para el apoyo de la carga, que evitará que ésta caiga sobre el operario en caso de vuelco. El timón, que integra los diferentes controles del apilador, cuenta con un selector de marcha instintivo y gradual que hace posible mantener una velocidad sostenida con gran precisión. Además, contamos con un pulsador de marcha lenta para aquellos momentos de la operación que requieran un cuidado especial, así como una función de manipulación con el timón en vertical, para espacios reducidos. Del mismo modo, cuentan con un pulsador en la cúspide del timón que aplica la contramarcha al detectar presión en caso de atrapamiento del operario.

El acceso al arranque de estos equipos puede realizarse mediante una llave, aunque también puede ser a través de un teclado numérico donde cada operario marque su identificación de usuario autorizado y su contraseña personal. De este modo, impedimos que personal no autorizado y/o no cualificado operen el equipo, lo que sin duda pude llegar a ser vital en aquellas empresas con mucho personal.

A todo lo anterior se suma la posibilidad de adaptar al equipo soluciones complementarias como pinzas especiales para balas de cartón, de bidones, volteadores de carga, e incluso un sistema móvil de pesaje, capaz de enviar de forma inalámbrica la información sobre el peso de la unidad de carga a otros terminales de procesamiento de datos.

Ciertos tipos de industrias demandan una seguridad extra para sus equipos, dada la naturaleza de las cargas que manejan (sustancias peligrosas de cualquier tipo, elementos químicos altamente inflamables). Para ellos existe la posibilidad de obtener la certificación ATEX específica para cada tipo de operación, que se consigue con la modificación previa del apilador, reforzando aquellas partes sensibles que podrían resultar peligrosas en la interactuación con la carga.

Estas posibilidades y muchas otras, son contempladas por nuestro equipo de expertos que le asesorarán sobre cuál es el apilador indicado para el proceso que requiera implantar. Porque unas instalaciones pequeñas no implican necesariamente que éstas tengan que ser menos tecnológicas y eficientes. Nuestros fabricantes principales, BYD, EP Equipment y UNICARRIERS, cuentan con soluciones muy diversas dentro de la extensa familia de los apiladores eléctricos.