Productos

Tomi Maquinaria proporciona la mejor solución a las industrias del Sureste español en materia logística. Trabajamos de la mano del cliente para cubrir todas las fases de sus proyectos, sean grandes o pequeños. Más de 25 años como líderes en el sector de las carretillas elevadoras en Murcia y Almería nos convierten en el partner ideal en materia de asesoramiento, planificación, formación y ejecución de procesos logísticos, aumentando la productividad y el ahorro energético de nuestros clientes.

Hoy en día son muchos los retos que las empresas han de asumir desde un punto de vista tecnológico, haciéndose imprescindible innovar en la implantación de equipos que modernicen los procesos de producción, almacenamiento y distribución. En este sentido, la modernización ha de responder a criterios de rentabilidad, reducción de los tiempos, seguridad y sostenibilidad, con lo que la elección de la maquinaria es una decisión capital. Para facilitar esta importante tarea, el equipo de expertos de Tomi Maquinaria cuenta con el más amplio abanico de soluciones, abarcando desde los más elementales equipos de manutención hasta las más avanzadas carretillas eléctricas, con novedosos y eficientes sistemas de batería (Litio-Ion, Litio Hierro Fosfato). Pero eso no es todo… 

Estas son las soluciones más usadas:

Transpaletas manuales. Para esta herramienta, básica en todo almacén, encontramos numerosas formas en función de la aplicación a la que vaya destinada: con largos de horquilla especiales, con soporte adaptado a la unidad de carga a transportar, con imprimación galvanizada, construidas en acero inoxidable, e incluso con certificado ATEX. Porque una herramienta sencilla puede llegar a ser muy técnica.

Transpaletas eléctricas. Estos equipos se han convertido en parte esencial de cualquier proceso, bien sea en las labores de carga y descarga, distribución y reparto, o en apoyo a la producción. Por ello, muchas empresas están sustituyendo sus antiguos equipos manuales por eléctricos, buscando reducir el esfuerzo de sus operarios y el riesgo de lesión de éstos, además de conseguir una reducción diferencial del tiempo de ejecución del trabajo. Esta decisión de cambio, que hoy es generalizada, no solía ser tan frecuente en el pasado, ya que existían ciertos inconvenientes que presentaban las antiguas transpaletas eléctricas: gran tamaño en comparación con las manuales, elevado coste de implantación, mantenimientos periódicos requeridos, gran consumo eléctrico, baterías altamente degradables y/o peligrosas… Hoy en día, una nueva generación de transpaletas eléctricas ha llegado, abriendo todo un mundo de posibilidades gracias a su bajo coste, sus dimensiones compactas y sus avanzados sistemas de baterías limpias y seguras (Li-Ion, Litio Hierro Fosfato), capaces de prescindir de un cargador externo, e incorporando tomas de corriente a 220 V. Su versatilidad, gracias a una gran autonomía y a la posibilidad de realizar cargas intermedias ultra rápidas (biberonaje), la convierten en el aliado perfecto.

Las encontramos en numerosos formatos y capacidades, pudiendo ser de conductor acompañante, con plataforma para transportar al operario de pie, o especialmente diseñadas para alojar cómodamente al operario sentado (en aquellas aplicaciones que requieran cubrir largas distancias internas).

Apiladores eléctricos. Esta tecnología mezcla la maniobrabilidad de una transpaleta eléctrica con la posibilidad de elevar y apilar unidades de carga. Está especialmente indicada en aquellas superficies reducidas donde el empleo de una carretilla elevadora no es posible: pequeños almacenes, estanterías con pasillos estrechos, supermercados, etc. Al igual que ocurre con las transpaletas eléctricas, es posible dotar a nuestros apiladores de baterías de nueva generación. Además, encontramos numerosas variantes en función del proceso a desarrollar.

Carretillas elevadoras. Tradicionalmente alimentadas por un motor diésel, gas, o por baterías eléctricas de plomo-ácido, las carretillas elevadoras son la más típica solución para grandes unidades de carga. Su presencia es generalizada en aquellas empresas en las que se almacenan, se reciben o se envían materiales paletizados. Los equipos más convencionales pueden asumir cargas que oscilan entre las 0,8 t y las 5 t, si bien es posible encontrarlos en capacidades muy superiores. Aunque conocidas por todos, las carretillas elevadoras pueden llegar a ser equipos muy técnicos y variables en función de la altura de apilado, tipo de unidad de carga a manipular, entorno en el que han de moverse, y/o trabajo a realizar, lo que da lugar a situaciones de riesgo si no se elige adecuadamente el equipo. Además de esto, las empresas de hoy en día buscan una mayor seguridad, rentabilidad y respeto por el medio ambiente, lo que ha dado lugar a un gran avance en los sistemas que impulsan estos equipos. Buscando prescindir de fuentes de energía basadas en combustibles fósiles (térmicas), o de peligrosas aleaciones químicas (eléctricas de plomo-ácido), las nuevas y potentes baterías de Litio Hierro Fosfato (LiFePo4) -exclusivas de BYD-, junto con las altamente eficientes baterías de Li-Ion -EP EQUIPMENT-, han revolucionado la forma de entender y de aplicar estos equipos. Este nuevo escenario nos permite trabajar con baterías sin mantenimiento, mucho más eficientes y duraderas, y con posibilidad de recarga en sólo una hora.  

Equipos altamente especializados. Ciertos procesos especiales requieren soluciones especiales. Tomi Maquinaria es experta en aplicaciones complejas que demanden equipos altamente técnicos y especializados como lo son las carretillas recoge pedidos, las carretillas articuladas, retráctiles, multidireccionales (trilaterales), e incluso vehículos de manutención autoguiados (AGV´s) para empresas con un alto volumen de almacenaje.

Consulte a nuestro equipo de técnicos comerciales y ellos le abrirán todo un mundo de soluciones.